TienesUnCamion.com

Los principales fabricantes de camiones (Iveco, DAF, Volvo- Renault, Mercedes-Daimler y MAN) durante los años 1997 – 2011 realizaron prácticas fraudulentas y anticompetitivas.

Establecieron un pacto de precios y retrasaron la introducción en sus vehículos de la tecnología necesaria para cumplir la normativa referente a la emisión de gases contaminantes.

Cinco años después, en concreto este pasado mes de julio, la Comisión Europea les impuso la mayor multa de la historia: más de 2.900 millones de euros que Iveco, DAF, Volvo-Renault, Mercedes-Daimler y MAN tendrán que pagar por su ilícita conducta.

¿Cómo afecta a los transportistas?

Los propietarios pagaron un precio superior al que realmente correspondía en la compra. Además, al no haber introducido las mejoras tecnológicas y de control de emisiones, se entiende que también se vieron afectados:
• Gastos de mantenimiento.
• Combustible de los camiones.
• Precio final del vehículo.

¿Qué consecuencias tiene?

Los transportistas que adquirieron un vehículo matriculado entre 1997 y 2011 pagaron un sobrecoste de hasta 10.000€ de más. Esa cuantía puede ahora reclamarse a los fabricantes:
• Se ha sufrido un daño que debe repararse con una indemnización.
• Se deben los intereses de ese dinero.
• Según donde se demande, caben daños punitivos.